lunes, 23 de agosto de 2010

CONOCIMIENTO, REFLEXIÓN Y ARGUMENTACIÓN FILOSÓFICAS

Fuente:
Muñoz, C. FILOSOFÍA
(2009), México, Mc Graw Hill
pp. 8-25

CONOCIMIENTO FILOSOFICO

Se dice que el común de las ciencias es la filosofía, pues de ella han emanado los grandes cuestionamientos que la humanidad se ha hecho en su historia y que se han mencionado como objetos de estudio de las diversas disciplinas filosóficas. Es decir, el fundamento de todas las ciencias es filosófico.

Es posible ofrecer una descripción de la Filosofía como ‘saber racional totalizador, crítico de segundo orden’.

1) Es una forma de conocimiento que pretende ofrecer explicaciones a los problemas que analiza, empleando la razón y argumentos racionales (a diferencia de la fe o la autoridad).

2) Es un saber de tipo general y totalizante, pues pretende ofrecer respuesta a cuestiones de tipo general y mantiene siempre una perspectiva totalizante sobre las mismas.

3) Es un saber crítico, pues analiza y cuestiona los fundamentos de todo lo que considera, esto es, nunca se limita a aceptarlos de forma ingenua.

Finalmente, la filosofía es un saber de segundo orden, que emplea los datos y contribuciones de las ciencias, que son conocimientos de primer orden sobre una parte de la realidad. Es un saber que se inicia en la contemplación de la realidad pero no se queda ahí, la podemos relacionar con otros ámbitos del quehacer humano.

El conocimiento filosófico, desde el punto de vista de la relación sujeto-objeto, es general y abarcativo. Habla de todo y sin límites precisos. El filósofo reflexiona acerca de los productos de la ciencia, su trascendencia, su valoración general. Actualmente, una persona no puede abarcar la cantidad total del saber humano; en nuestro tiempo, la filosofía (y la ciencia) se ha dividido en diversos campos. Ello ha hecho más manejable el cúmulo de información y el avance acelerado de la ciencia. Sin embargo, esto también plantea serios problemas; dichos campos pueden llegar a convertirse, si no hay una adecuada coordinación, en espacios estancos, incontentos entre sí.

La filosofía hoy por hoy no es una área exclusiva de filósofos, los mismos científicos han de abocarse a su problemática.Hay objetos de estudio que se resisten a ser conocidos por una sola disciplina, un ejemplo lo constituyen los grupos humanos. Por ello las últimas tendencias en el abordaje de los objetos de estudio son cada vez más interdisciplinarias, para aportar su conocimiento sobre un objeto específico.

La filosofía es también reflexión sobre las consecuencias de las afirmaciones científicas. Cuando se presentan nuevos descubrimientos o afirmaciones sobre los hechos estudiados, estos deben ser analizados por filósofos, esto es con actitud crítica y reflexiva, con la finalidad de entender sus alcances posibles, tanto a nivel práctico como a nivel teórico; así como también deberán descubrir los implícitos éticos e ideológicos en general que esos nuevos conocimientos sugieren.

Frente el conocimiento, la filosofía tiene como finalidad proporcionar una explicación más general y profunda del mismo; esto lo lleva a cabo partiendo de las ciencias particulares que investigan un determinado fenómeno, ya sea social o natural. También trata de ofrecer una integración racional de todo el conocimiento humano de manera congruente. Otra tarea de la filosofía frente a la ciencia es plantear las incongruencias entre los distintos modelos teóricos que se presenten para explicar un determinado hecho.

En cierta forma, la filosofía se concibe como la madre de todas las ciencias; por esta razón las ciencias o áreas de saber específico están subsumidas en la filosofía. Sin embargo, dentro de la filosofía existen disciplinas que analizan la realidad de forma más precisa; cada una se ocupa de una parte de la realidad, la estudia a fondo y de forma detallada. Haremos un acercamiento hacia algunas disciplinas filosóficas y su importancia en el estudio de la realidad, pero antes observaremos las principales características del pensamiento filosófico.

PENSAMIENTO FILOSÓFICO

CARACTERÍSTICAS:

Asombro. El origen del pensamiento filosófico es el asombro. Ante lo desconocido, el ser humano se cuestiona y tiende a la búsqueda de respuestas con verdadero entusiasmo e inquietud, no descansa hasta cristalizar en una explicación satisfactoria. Aun cuando tal explicación sea temporal, le sirve de base para continuar en búsqueda de mejores y más profundas explicaciones; de modo que el asombro constante induce al Hombre a seguir indagando, avanzando constantemente en el desarrollo del pensamiento. El asombro ante lo desconocido es parte de nosotros mismos, nos incita e inquieta, por lo que nos provoca la necesidad de búsqueda. Podemos decir que el asombro y la curiosidad ante lo desconocido son insaciables. La filosofía es hija del asombro.

v ¿Qué es lo que más te asombra?

v ¿Qué te produce asombro?

v ¿Cuál es la razón por la cual el hombre deja de asombrarse y de ser crítico?

Duda. La duda es una actitud constante y es el origen de la inquietud indagatoria. De ella nacen los cuestionamientos y de éstos surge la necesidad de investigar. La duda, incluso, ha sido empleada por algunos filósofos como recurso metodológico para el análisis filosófico. De hecho, la reflexión sobre la existencia plantea muchas dudas a todos los seres humanos; no sólo respecto del mundo, sino, sobre todo, dudas vitales respecto a nuestra propia existencia, nuestro presente y nuestro propio destino. Difícilmente los seres humanos carecemos de cuestionamientos y de dudas que nos asaltan y ante ellas buscamos explicaciones.

v ¿Cuáles son tus dudas existenciales?

v ¿Qué te produce la duda?

Reflexión. Es un saber especial que demanda suma atención. Porque, por más lejos que nos lleve, nos enfrenta y hace posible un nuevo cuestionamiento. Por más profundo que sea el avance que se logra de manera reflexiva, al final, tanto en la ciencia como en la filosofía, es factible un nuevo cuestionamiento. Cada vez que llegamos a la frontera del pensamiento, ahí donde no se halla respuesta alguna a nuestras preguntas, ya sea en la ciencia o bien en la filosofía, tampoco encontramos limites en nuestro cuestionar; sin embargo, siempre es posible, en la práctica, el progreso indefinido del filosofar.

v La reflexión es el diálogo contigo mismo

Pregunta. La filosofía es pregunta permanente. Pero también es respuesta, y a cada respuesta surgen nuevas preguntas, y así sucesivamente, en una espiral sin fin. Las respuestas encontradas nos enfrentan a nuevas y más profundas preguntas. Tú lo puedes constatar, pues a medida que más sabemos, vamos tomando conciencia de nuestra ignorancia.

v ¿Cuáles son las grandes preguntas de tu vida?

v ¿Preguntar a qué te enfrenta?

Amor a la sabiduría. Precisamente el significado etimológico de la filosofía es “amor a la sabiduría”. La filosofía es, entre otras cosas, una actitud frente al mundo y frente a la vida; desarrolla en nosotros un espíritu crítico y a la vez tolerante, reflexivo y humilde. El filósofo debe vencer la tentación de la erudición y distinguirse no por la suma de conocimientos, sino por la lucidez de su pensamiento. La filosofía es una forma de ser. La conciencia filosófica es humilde, pero inquieta; lúcida pero insatisfecha; busca la verdad con verdadero amor, puesto que reconoce que la verdad es asequible para todos.

Visión totalizadora. La filosofía ofrece una explicación total de la realidad, considerada ésta como unidad en su diversidad. Esto es, brinda una visión completa de la realidad, dado que es un saber global. Explica la totalidad desde principios fundamentales, a diferencia de las ciencias particulares que se ocupan de lo inmediato, lo parcial, lo especializado y lo singular.

v La visión totalizadora supone ver la realidad como una unidad, a pesar de su diversidad.

Formas de expresión. La filosofía recoge la diversidad de pensamientos y las distintas formas de expresión de ideas a lo largo de los siglos. En ella tienen cabida todas las expresiones, todas las voces, todos los pensamientos. No es expresión, ni responde a los intereses de un grupo determinado, sino que es la suma de todas las expresiones; pues la verdad y su búsqueda no está en unos cuantos; es decir, la verdad no está ni en ti, ni en mí, ni en aquél, sino que se encuentra ante todos nosotros.



Como actividad complementaria al contenido temático ya visto, y en apoyo a las actividades del Programa de Acreditación en Grupos Colaborativos (PAC), debes de realizar las siguientes actividades:
1. Resumen del tema, que deberá de ser como mínimo, media cuartilla y como máximo una cuartilla.
2. Realizar un cuadro o un mapa conceptual sobre tema revisado.
3. Como aplicarías el tema en tu vida cotidiana.

1 comentario:

Cesar Rueda Torres dijo...

muy buena definición gracias por el contenido de esta articulo